Cómo sorprender a tu madre en su cumpleaños

No existe un amor más incondicional que el de una madre. Sorprender a nuestras madres ya sea por su cumpleaños, por el Día de la Madre o, sencillamente, porque nos apetece demostrarle nuestro afecto, es bastante sencillo.

Ella valorará cualquier mínimo detalle, más que cualquier otra persona en este mundo.

7 formas de sorprender a tu madre

Para sorprender a una madre no es necesario gastar mucho dinero, basta con ponerle amor al detalle.

Ellas son expertas en detectar cuando le has puesto ilusión a algo, no te olvides que te ha visto crecer como persona.

A continuación te damos 7 ideas originales para sorprender a tu madre, pero hay muchos tipos de mamás. Pocas personas la conocen tan bien como tú, así que escoge aquellas propuestas que creas que encajan mejor con ella.

Comparte tiempo con ella

Dicen que uno de los mejores regalos que podemos hacerle a alguien es compartir tiempo con esa persona. 

Esta frase cobra especial relevancia cuando hablamos de una madre.

Las obligaciones diarias y el ritmo vertiginoso de las ciudades se levantan como un muro entre madres e hijos, que reducen sus interacciones a meros trámites familiares. 

Compartir algo tiempo de calidad con tu madre, es sin duda el mejor de los regalos para ambos.

Deja tu teléfono de lado, escúchala y dedícale algo de tiempo exclusivo. 

Será una experiencia aún más satisfactoria si aprovechas la ocasión para compartir alguna actividad que sea de su agrado y que deje espacio a la conversación. 

A continuación te damos algunas ideas.

Llévala de paseo

Sal a pasear por la ciudad con tu madre. 

Todas las ciudades tienen lugares con encanto en los que se pueden disfrutar de una agradable charla, mientras tomáis aire fresco. 

O aprovecha para hacerle un recorrido por esa parte de la ciudad que a ti te gusta tanto y que ella no frecuenta mucho.

Otra opción, si tu madre es de esas mamás aventureras, es organizar una excursión a la montaña

Hay rutas de senderismo que no son complicadas y que tienen pocos desniveles, de este modo te aseguras de que dispondréis como mínimo de un par de horas sin interrupciones.

Por supuesto, la experiencia ganara en valor, si lo anterior lo acompañas con alguna parada que pueda resultar entrañable para ella, como un agradable café o té en una acogedora cafetería o visitar a algún familiar que hace tiempo que tu mamá no ve.

Organiza una tarde de cultura

Una muy buena manera de compartir un día con tu madre es realizando actividades culturales. 

Si ella es una amante de la cultura, prueba a crear un pequeño itinerario de actividades culturales. Un plan puede ser museo de mañana, almuerzo y teatro en la tarde. Pasarán un día fantástico.

Otra opción es compartir un taller con ella. No hay nada mejor que aprender algo juntos

Hay talleres de diversa duración, si no dispones de mucho tiempo puedes elegir uno que tenga solo unas horas de duración. La oferta es inmensa: cocina, arte, manualidades, etc.

Escape Room

Sorpréndela con un escape room. 

Busca un escape room que plantee una historia que crees que le podría gustar a tu madre y pídele que reserve una tarde para ti. 

Podrán disfrutar de una entretenida tarde jugando como cuando eras pequeño, pero en esta ocasión, en un juego diseñado para adultos. 

¡Seguro que lo pasará en grande!.

Las salas de escapismo, generalmente, lanzan ofertas para grupos. 

Otra opción es que avises a tus hermanos, familiares o algunos de sus amigos más próximos y entre todos desveléis el misterio que os permitirá abandonar la sala de escape room. 

Así el regalo a mamá será doble, el juego y pasar un buen rato con las personas que más aprecia.

Prepárale un emotivo regalo

Comprar un regalo a nuestra madre siempre es un bonito detalle, pero sin duda, lo apreciará aún más si es algo que hayas hecho tú, dedicándole algo de tiempo. Algunas ideas son:

  • Prepárale una foto familiar
  • Elabora un álbum de fotos con los mejores momentos que habéis compartido
  • Crea un vídeo de ella
  • Elabora un dossier con tus antiguos dibujos infantiles, si aún los conservas
  • Si se te da bien el dibujo, también puedes hacerle uno o pintarle un cuadro.

En lugar darle el regalo directamente, puedes esconderlo en la casa y pegar notitas con pistas para que lo busque

Aprovecha la ocasión para añadir en esas notas, cosas que te gustaría agradecerle.

Otra opción muy bonita es escribirle una carta. Escribe una carta sincera, en la que reflejes recuerdos e historias. 

Aprovecha para explicarle lo importante que ha sido ella en tu vida y para agradecerle todo lo que hace por ti.

Organízale una fiesta

Organiza un cena sorpresa, sin avisarla. 

Puedes organizarla en su casa, en la tuya o en un restaurante. 

Es importante que lo planifiques todo muy bien, para que tu madre no se ponga nerviosa cuando lleguen invitados por sorpresa.

Si optas por organizarla en su casa, encárgate de la comida. Una opción es encargarla o traerla preparada de tu casa. 

El regalo no termina hasta que la cocina quede limpia, recuerda que se trata de un regalo y lo que no queremos es darle más trabajo con nuestra sorpresa.

Aprovecha la ocasión para preparar un emotivo brindis al principio de la cena.

Nada conmoverá más a tu madre que, ante todos, expreses tus sentimientos hacia ella.

Regálale tiempo libre

No ocurre con todas la madres y este hecho está muy relacionado con la edad, pero hay algunas mamás que entre el trabajo y las obligaciones familiares, no les queda ni un segundo para ellas mismas. A este tipo de madres, el mejor regalo que puedes hacerles es tiempo libre.

Averigua qué obligaciones tiene el día de su cumpleaños o durante esa misma semana. Valora de cuáles te podrías hacer cargo para liberarla de trabajo. Llevar a tus hermanos a actividades, recoger el coche del taller, pasar por el supermercado, llamar al fontanero, limpiar la casa, cuidar a la abuela, podar el jardín, sacar la basura, ocuparse de la comida, etc., son algunas de las muchas tareas que tu madre podría tener que realizar durante esos días.

Hazte cargo de algunas de ellas. Las suficientes como para que tu madre pueda disfrutar de una relajante tarde. La guinda a la sorpresa la puedes poner con una sesión de masaje o de spa para que te asegures que ese tiempo libre, se lo dedica a sí misma.